Procuración de justicia selectiva

Héctor Parra Rodríguez

Ernestina Godoy, Fiscal de la CdeM, adelanta que no perseguirá a ningún político de la 4T, tras la tragedia en la que fallecieron 26 personas y cerca de un centenar de lesionados. Después de más de 5 meses de acaecido el dramático accidente, en lugar de procurar justicia en pro de las víctimas, Ernestina se decidió por un demagogo discurso. “La tragedia de la Línea 12 (dijo) fue causada esencialmente por fallas en la construcción”. Con esta frase deslindó de cualquier responsabilidad a Marcelo Ebrard, Mario Delgado, Claudia Sheibaum y a Florencia Serranía.  

Más de 10 años de trabajo en juzgados penales en el Poder Judicial, me permiten saber a ciencia cierta el cinismo de la señora Godoy, al proteger a los políticos. Las acciones penales las dirigirá en contra de los constructores; accionará que reparen el daño material, luego procesos penales. Empresarios y trabajadores de la industria de la construcción tendrán que defenderse de los abusos de los irresponsables políticos. El manto protector de la procuración de justicia resulta deleznable.  

Poco más de un sexenio duró la “Línea Dorada”, no sin antes haber sido corregida por la administración de Miguel Ángel Mancera, dada la evidente y pésima construcción; los vicios ocultos también eran evidentes, maquinistas y usuarios siempre afirmaron que los vagones vibraban en su recorrido.  

Frente a los irreparables hechos de muerte, López Obrador, presidente de la República, ilegalmente acordó con Carlos Slim, uno de los responsables de la construcción, para que, gratuitamente accediera reparara los daños materiales de la obra. Lo sabían, por eso se anticiparon al dictamen definitorio de culpas. AMLO, beneficiario de recursos públicos empleados en la obra, sabía de las causas que originaron la tragedia, por eso a todos los servidores públicos prohibió hablar del tema. Fundamental ocultar la verdad que afecta a varios de sus empleados.  

El monopolio de la procuración de justicia en manos de Ernestina Godoy, empleada de López y Sheinbaum; solo ellos pueden accionarla. La impunidad y los privilegios del poder, patentes en favor de unos. El “criterio jurídico” de la Fiscal sobre el caso Rebsamen fue diametralmente diferente, siendo semejantes los actos; sentenciaron al director de la obra y a la dueña por los delitos de homicidio doloso. La injusticia en la aplicación de la procuración de justicia en la Ciudad de México, demuestra fehacientemente con hechos su selectividad: es manipulada por políticos, como herramienta política.    

 

Analista legislativo. @HectorParraRgz

Comentarios